Entrega del Premio Rodolfo Walsh 2017 a la presidenta de Brasil destituida ilegítimamente, Dilma Rousseff

El Centro de Investigación en Comunicación, Industrias Culturales y Televisión estuvo presente durante la entrega del Premio Rodolfo Walsh 2017 a la presidenta electa de Brasil, Dilma Rousseff. El galardón de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad de la Plata fue otorgado el pasado 11 de mayo, en un emotivo acto organizado en el polideportivo de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la UNLP, en el marco del Encuentro Internacional por la Emancipación de las Mujeres, con el auspicio de la Facultad de Periodismo y el apoyo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO).

El reconocimiento a Rousseff fue promovido por parte del claustro estudiantil y acompañado, de forma unánime, por todos los consejeros directivos. La  estatuilla fue entregada en manos de la decana de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social, Florencia Saintout, quien ofreció unas palabras. En el escenario también se encontraba la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini; el secretario ejecutivo de CLACSO, Pablo Gentili y la ex Ministra de Asuntos de la Mujer de Brasil, Eleonora Menicucci.

Del multitudinario acto participaron unas 3000 personas entre las que se encontraban estudiantes, docentes, investigadores y referentes académicos, políticos, sindicales y judiciales, concejales platenses, legisladores provinciales y nacionales, Madres de Plaza de Mayo, integrantes de la Federación Universitaria de La Plata, organizaciones de derechos humanos, políticas, sociales y culturales, entre otros.

Durante el evento Hebe de Bonafini le entregó a Rousseff el pañuelo blanco que simboliza la lucha de las Madres, y sobre el cual expresó: “Este pañuelo es político; nos lo pusimos por primera vez en una marcha y se transformó en un símbolo (...) Estamos honradas de que Dilma haya recibido este pañuelo, que es el abrazo de nuestros hijos y de los 30 mil”.

Por su parte, Florencia Saintout le dio la bienvenida a Rouseff y le manifestó que “este es un premio de una universidad pública y no es neutral, sino que toma posición. Es un premio que está ubicado del lado de los que luchan y no de los que lloran, de aquellos que han tenido la valentía de afrontar los costos de estar con los pobres del mundo  (…) Es un premio que lleva el nombre de Rodolfo Walsh y en él a los 30.000 que tenemos apretados siempre en el corazón. Este es un premio para los que no nos reconciliamos, los que no olvidamos, para los que no perdonamos, los que no queremos venganza pero luchamos por justicia, memoria y verdad, en la Argentina y en cualquier lugar del mundo. Entonces, este premio es para usted, Dilma, que ha sufrido el dolor insoportable de la tortura, ha luchado contra la enfermedad y la ha vencido, que ha sufrido hace un año esa farsa política, jurídica y mediática que llegaron al delirio de imaginar que 61 votos pueden valer más que 54 millones y medio de votos del pueblo”.

Asimismo, marcó que Rousseff “no solo no se ha dejado vencer sino que está de pie y luchando. Ha defendido siempre un Brasil y una Patria Grande y soberana, con inclusión social, con libertad política, con igualdad, dignidad (...)  una patria con la mejor política de comunicación que puede existir, porque díganme que mejor política de comunicación puede existir que sacar a 36 millones de personas de la pobreza, que crear 20 millones de puestos de trabajo. El que no tiene hambre, el que tiene trabajo y casa, el que puede ser feliz puede contar su historia, que siempre fue negada, puede informar y recibir información, decir de que se trata este mundo”.

Dilma Rousseff agradeció la presencia de los asistentes y dijo que era un “inmenso honor estar en La Plata y en esta Universidad” que formó a una “gran líder política latinoamericana, a la que considero mi amiga: Cristina Fernández de Kirchner”. En relación al pañuelo que le obsequio Hebe de Bonafinni, expresó que se trata de un “símbolo de coraje; porque se necesitó de coraje para luchar en los años más duros de las dictaduras latinoamericanas”.

Además, la presidenta electa manifestó que le resultó honroso recibir el premio de parte de una decana que representa “la capacidad de no callarse, de resistir pase lo que pase” y resaltó la importancia de enunciar aquello por lo cual se lucha. Así también, reflexionó acerca de las transformaciones que se dieron en América Latina durante el período de su gobierno y el de “Lula” da Silva y la solidaridad entre los diferentes países de la región, sobre lo cual reconoció que fue uno de los principales motivos que llevaron a la derecha a dar el golpe a su Gobierno, junto con las investigaciones impulsadas desde el Partido dos Trabalhadores sobre los casos de corrupción de instituciones estatales y el machismo de quienes llevaron adelante estos procesos.

Por otra parte, Rousseff destacó el rol que tuvieron los grandes conglomerados de medios en la legitimación del golpe de Estado y el juzgamiento mediático que sufre junto a “Lula” da Silva, tras lo cual resaltó la importancia de revertir la situación llamando a elecciones democráticas. Para culminar, exigió la libertad de Milagro Sala, ante lo cual parte de los asistentes mostraron carteles con el rostro de la diputada del Parlamento del Mercosur, detenida ilegalmente desde hace más de un año, mientras de fondo se escuchaban los aplausos y ovaciones del público.

Nota realizada por Andrea Gómez, Becaria doctoral UNLP. andreagomezperio@gmail.com